Teatro y sentido de pertenencia

Teatro y sentido de pertenencia

Etiquetas: 
Centro Cultural Beltol Brecht, Premio Nacional de Teatro
  • La obra Caballas presentada por el grupo estudio Macuba. Foto tomada de Trabajadores
    La obra Caballas presentada por el grupo estudio Macuba. Foto tomada de Trabajadores

Para realizar una práctica teatral con rigor es necesario prestar especial atención al tema relacionado con el sentido de pertenencia. Esto lo observamos en el equipo de realización de la obra Caballas presentada por el grupo estudio Macuba, que contó con la dirección artística de Fátima Patterson, Premio Nacional de Teatro 2017.

Las funciones tuvieron lugar en  el centro cultural Bertolt Brecht, sita en el Vedado. El elenco se conformó por los siguientes intérpretes: Consuelo Duany Patterson, Fátima Sánchez Leyva, Daylen Osorio Martínez, Teresa García Tintoré, Yamile Coreaux Bargalló, Dayana Dominico Fuentes, Jorge Patterson Murillo y Douglas Kindelan Musenden.

Caballas fue concebida a través de la poética visual del artista de la plástica Alberto Lescay, Santiago de Cuba, 1950. Lescay es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Asociación Internacional de Artistas de la Plástica y del programa de la ruta del hierro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO). También ha sido merecedor de reconocimientos tales como: la Distinción por la Cultura Nacional, Diploma al Mérito Artístico otorgado por la Universidad de las Artes y Maestro de Juventudes, concedido por la Asociación Hermanos Saíz.

Por otra parte, Fátima Patterson es actriz, directora teatral y dramaturga. Es miembro de la UNEAC, y desde el año 1992 con su grupo estudio Macuba realiza una sistemática indagación para volcar en una escritura espectacular, textos de una intensidad particular, en los que aborda temas puntuales sobre género, raza y discriminación (según notas al programa).

En el programa de la obra, definen la puesta en escena de la siguiente forma: Las mujeres Caballas han decidido decir ¿Qué son? Y cómo llegaron a dónde están. Quieren revelar sus angustias, satisfacciones y necesidades más profundas. Las Caballas han sido inmortalizadas pero no realizadas, su plenitud no ha sido alcanzada en el día a día, sino en la eternidad y no todas lo entienden, sólo quien mire profundamente con los ojos del corazón.

Para realizar una práctica teatral con rigor debemos tener sentido de pertenencia. No obstante, en nuestros análisis no podemos perder de vista el sistema de referencia de cada creador. Nuestro país está insertado en una región que llamamos Latinoamérica e indudablemente todos pertenecemos a ella. A partir de los significados que adquiere el contexto, producto de las relaciones humanas establecidas por nosotros, se forma el sentido de pertenencia, que puede corresponderse con los referentes culturales o no con estos patrones que poseemos.

La cultura de una nación y sus diferentes identidades deben entenderse como sistemas abiertos, quiere decir, que están en constante formación. La tradición y el aprendizaje son fundamentales en este proceso formativo, de ahí la importancia de ser receptivos a influencias externas para integrarlas a nuestras esencias.

Las actuaciones están en correspondencia con la intención artística de la directora. Sería muy valioso para el resultado final, valorar en próximos montajes la permanencia o no, de algunos actores en el escenario en algunas escenas de la obra. Esto puede favorecer más aún la empatía que logran con el público. El vestuario y maquillaje permite una profunda caracterización de los personajes. La música es interpretada por creadores que se ubican en el extremo derecho del escenario, algo que enriquece de manera notable la cadencia narrativa. Entre los músicos que intervienen se encuentran: Diosnelvis Ortiz, Yoleandro Portuondo, Yoilan Palacios y Daniel Torres.

Todos somos herederos, transmisores, actores y autores de nuestra cultura, donde el sentido de pertenencia y los referentes artísticos son elementos importantes que hay que tener presente. Por tal motivo, es oportuno felicitar a Fátima Patterson por hacer un teatro comprometido con una filosofía de vida, que a su vez, resulta necesario en la escena cubana actual.