Tertulia “sui géneris” por el aniversario 325 de Matanzas

Tertulia “sui géneris” por el aniversario 325 de Matanzas

Etiquetas: 
: Escritores, Matanzas
  • Por último, se produjo la visita al antiguo Palacio de Justicia, justo al frente del teatro Sauto, majestuosa edificación donde radicará la Oficina del Conservador de la Ciudad. Foto del autor
    Por último, se produjo la visita al antiguo Palacio de Justicia, justo al frente del teatro Sauto, majestuosa edificación donde radicará la Oficina del Conservador de la Ciudad. Foto del autor

Un singular recorrido por obras y espacios reconstruidos ante el aniversario 325 de la fundación de la ciudad de Matanzas, llevaron a cabo los asistentes a la Tertulia por la matanceridad, espacio mensual de la UNEAC en occidental territorio de la Isla.

Conducido por el destacado realizador radial Leo García, el encuentro en sus primeros momentos siguió los cauces habituales, en la sede de la UNEAC matancera, donde se rindió homenaje a dos personalidades de la cultura fallecidas recientemente en este territorio: la escritora Carilda Oliver Labra y el locutor radial Estanislao (Tani) Allende.

Luego el presidente de la UNEAC matancera, el músico Alberto García, entregó un reconocimiento a la actriz y locutura Magaly Bernal Hernández, merecedora este año el Premio Nacional de la Radio, quien manifestó que sentía comprometida a seguir aportando, a seguir haciendo cada día su trabajo con respeto al público, con profesionalidad.

Entonces se dio la noticia de que la tertulia, al cumplir su edición 15, siempre dedicada a promover el desarrollo patrimonial y cultural de Matanzas, proseguiría de una manera “sui géneris”, haciendo un recorrido por la Plaza de la Vigía, el teatro Sauto y la sede de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Precisamente el Conservador de la Ciudad, Leonel Pérez Orozco, acompañó a los participantes de la tertulia, a quienes, ya en la Plaza de la Vigía, ofreció detalles de cuanto se ha hecho en ese espacio: se han rescatado las edificaciones que lo rodean, se le restituyeron sus adoquines originales (únicos de su tipo en el país), se han expuesto las líneas del tranvía que circulaba antiguamente por la ciudad y se tiene listas todas las condiciones para que el lugar quede especialmente iluminado.

Ya en el Sauto, una de las obras más emblemáticas de la ciudad, Orozco reconoció que su restauración había sido exhaustiva, científica, a partir del análisis histórico, arqueológico y arquitectónico del edificio, por lo que se ha rescatado una cantidad de elementos que había venido perdiendo desde su mismo surgimiento en el siglo XIX hasta la fecha.

Mientras recorrían el lobby, la platea y el salón de los espejos, el especialista destacó algunos de los elementos más importantes rescatados en el bello coliseo: el mecanismo que permite la elevación de la platea, la lámpara central, el dorado original de la sala (conseguido mediante oro líquido), entre otros.

Una sorpresa fue propiciada en la platea, cuando en uno de los palcos apareció el violinista Alberto García Alfonso e interpretó La bella cubana.

Por último, se produjo la visita al antiguo Palacio de Justicia, justo al frente del teatro Sauto, majestuosa edificación donde radicará la Oficina del Conservador de la Ciudad, en la que se inaugurará una Galería del Patrimonio y la Maqueta de la Ciudad.