TRÍOS EN CUBA

Aniversario 30 del Festival de Tríos en Sancti Spíritus

TRÍOS EN CUBA

  • Trío Matamoros. Foto Internet
    Trío Matamoros. Foto Internet

Cada año desde 1989, Sancti Spíritus acoge el Festival Nacional de Tríos, bajo el auspicio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Hasta la villa fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez viajan agrupaciones de distintas provincias y del exterior.

En esos días existe un clima romántico, se exponen conferencias, conversatorios, participan tríos de muchas partes.

Mucho tienen que ver esta composición de grupo musical en la realización de las serenatas que tanto distinguen a Sancti Spíritus, la cuarta villa fundada por los españoles en Cuba.

Es enorme la cantidad y calidad de estas agrupaciones de pequeño formato que existen en el territorio central cubano. De ahí que la ciudad de Sancti Spíritus sea reconocida por muchos, como tierra de excelentes tríos.

Los tríos son agrupaciones vocales e instrumentales que en los inicios del movimiento trovadoresco espirituano asumían la peculiaridad de utilizar las voces prima y segunda acompañadas por una sola guitarra y una clave sencilla.

Los grandes compositores de la añeja trova local se integraron en tríos con el propósito de cantar su música y dar rienda suelta a la inspiración fecunda. Miguel Campanioni fundó el trío que llevó su nombre, donde acompañaba con la guitarra las voces de Segismundo Acosta y Luis Farías para fundar así la más antigua de las agrupaciones corales yayaberas surgida en 1910.

También Rafael Gómez “Teofilito” crea en la década de 1910 el trío “Los Teofilitos” con sus hermanos y luego en los años 20 integra otras de estas agrupaciones con Alejandro Díaz “Macario” y Joseíto Morales.

Esta es la historia que se difunde en Sancti Spíritus acerca del origen de los tríos, otros dicen que el primer trío lo constituyen “Los Matamoros” de Santiago de Cuba (1925). Esto lo dejamos a los historiadores de la música.

En las primeras décadas del siglo XX los tríos espirituanos incorporan la segunda guitarra y luego por influencia de los mexicanos introducen la tercera guitarra y la tercera voz. Se afirma que en los años 30 se comenzó a cantar a tres voces al surgir el trío armónico de los Hermanos Saucedo. Desde entonces coexiste la voluntad renovadora con el espíritu tradicional que caracterizó los tiempos fundacionales de la trova.

A los espirituanos, en particular, les encantan los tríos. Aún con el empuje avasallador de nuevos ritmos, sonoridades, formas de decir las letras, los tríos tienen un espacio asegurado en Sancti Spíritus en este siglo XXI. Quizás eso ocurre porque varias generaciones han conservado sus mejores sueños con esa música desde 1910, cuando se fundó el “Trío Pensamiento”, la más antigua de las agrupaciones corales yayaberas, dirigido por el maestro Miguel Campanioni.

El “Trío Pensamiento” estuvo integrado por Campanioni, Segismundo Acosta y Luis Farías. Tocaban con una sola guitarra. En la actualidad los tríos tocan con dos guitarras y una clave sincopada, además de maracas o tres guitarras.

Sancti Spíritus se considera la capital de los tríos en Cuba. Los tríos espirituanos son agrupaciones vocales e instrumentales con tres integrantes, que hoy indistintamente incluyen dos o tres guitarras, percusión menor y voces.

El músico y especialista en tríos, Elden Hernández cuenta con un estudio técnico en el que versa: “El trío tradicional cubano lo integran, en la instrumentación: Una guitarra, un tres (o guitarra prima) y claves o maracas. Se trata de tríos llamados macho, a diferencia de los tríos al estilo latino de Los Panchos. El estilo cubano, a la manera de “Los Matamoros”, deriva de lo trovadoresco, lo bohemio, lo empírico, lo natural. Toca el tema del amor, lo patriótico, la guaracha de doble sentido, se apoya mucho en lo rítmico (el son). Emplean el trabajo de contrapunto y la primera guitarra puede sustituirse por el tres”.         

Este primer trío santiaguero era a dos voces, al estilo de los dúos trovadorescos. Matamoros: voz prima y Siro: voz segunda. Rafael Cueto era guitarrista acompañante.

“Los Matamoros” impusieron un modelo rítmico, la guitarra prima de Miguel llevaba una línea melódica instrumental punteada, y se mantenía haciendo sencillos giros de improvisación. En los interludios la improvisación tiene una mayor libertad. Miguel, a pesar de no conocer la técnica escolar de ejecución guitarrística, inauguró un estilo nuevo de tocar, que llamaban “punteo”. Hace que el ritmo adquiera un aire de repetición de una cadencia. Utilizaba una poliritmia muy atractiva. Miguel ponía la cejilla en el quinto traste para tocar en la mayor.

El trío “Los Matamoros” es un clásico en América Latina y Miguel Matamoros es uno de los soneros cubanos más difundido y versionados. Es una verdadera escuela de música. 

Tríos cubanos

Después del auge de “Los Matamoros”, se fueron gestando muchos otros tríos en Cuba y en todo el Caribe: En 1937 aparece el “Servando Díaz”. Servando, 1912, Güira de Macurijes, donde mismo nació Arsenio Rodríguez, trovador que se acompañaba a la guitarra. Octavio Mendoza “Cuso” y el guitarrista punteador Otilio Portal. Poseían un acople perfecto, las voces las empleaban a dúo en los boleros y en las guarachas, en forma de guía y coro. Alcanzan una popularidad inusitada, que sofocó a los propios Matamoros. El trío fue dirigido hasta 1951, en que se le entrega a José A. Pinares. Servando se casó con una boricua y fue a vivir a Puerto Rico.

Otros tríos resultan “El Oriental”, “La Rosa”, “Luisito Plá y sus Guaracheros”, “Hermanos Nodarse”.

“Los Rodrigos” y “Los Príncipes” con una sola guitarra realizan maravillas con las tres voces.

“Los Embajadores” es uno de los tríos más perseverantes de Cuba e hicieron época en el Bar Floridita.

“Los Guaracheros de Oriente”: En la primera etapa lo integraron: “Ñico” Saquito, director; Tony Tejera, Orlando Vallejo, Senén Suárez.

“Los Hermanos Rigual”: Pituko, Carlos y Mario, fueron una revelación de finales de la década de 1940, se fueron a residir a México. Ellos estrenaron la canción de Pituko “Cuando calienta el sol”, éxito mundial, que en tiempos modernos rescata Luis Miguel.

Otros tríos masculinos: “Camagüey”, “Pinareño”, “Tico Álvarez”, “Hermanos Torres”, “Monterrey”, “Habana”. 

Pero las féminas no se quedan atrás en esta manifestación musical. “Las Hermanas Lago”: Es el primer trío armónico de Cuba, en la que participan las tres voces. Se fundan en La Habana, el 17 de noviembre de 1932, con Graciela, Cristina y Esperanza.

Los tríos son parte de la historia de los formatos de la música popular en nuestra Isla, una manera de mantener vigente el romanticismo de los cubanos.