Ulises Rodríguez Febles: “He perseguido la memoria de esta nación”

Ulises Rodríguez Febles: “He perseguido la memoria de esta nación”

Etiquetas: 
Artistas Escénicos, Matanzas, UNEAC
  • El dramaturgo, guionista radial, narrador, investigador, periodista, crítico y promotor cultural, Ulises Rodríguez Febles. Foto del autor
    El dramaturgo, guionista radial, narrador, investigador, periodista, crítico y promotor cultural, Ulises Rodríguez Febles. Foto del autor

“He perseguido la memoria de esta nación, la he investigado, la he pensado y la he sentido, he polemizado sobre muchas de sus zonas, siempre desde la autenticidad, desde la honestidad”, aseguró el intelectual cubano Ulises Rodríguez Febles, a quien se le rindió homenaje en la ciudad de Matanzas, en reconocimiento a sus 25 años de creación artística.

Destacado dramaturgo, guionista radial, narrador, investigador, periodista, crítico y promotor cultural, Ulises especificó a este sitio digital que a lo largo de su carrera se ha sentido en todo momento “con una responsabilidad ética, cívica, que lleva a defender a capa y espada lo que uno cree, a transmitir cosas que se necesitan transmitir, a meditar en ellas, aunque muchos que no lo quieran, sin comprender que solo la verdad nos lleva al entendimiento, al conocimiento”.

Ulises especificó que considera su “inicio artístico” hace 25 años porque entonces se produjeron varios hechos significativos para el despegue de su carrera: su debut como dramaturgo con la puesta en escena de su obra La ventana tejida, por Teatro D’sur, dirigida por Pedro Vera; su debut como actor en un grupo profesional de teatro, Papalote, dirigido por René Fernández Santana, donde participó en la pieza Disfraces; su labor en la Universidad de Matanzas como promotor cultural y como director del grupo de teatro aficionado Actus, frente al cual estuvo durante nueve años; y finalmente la aparición de su texto “El señor de las tijeras” en la memorable antología de cuentos cubanos Los últimos serán los primeros, compilada por el crítico Salvador Redonet.

Por otra parte, Ulises quiso referirse a varios proyectos que en el presente dan continuidad a esa carrera artística: seguir fomentando el rescate del patrimonio cultural a partir del quehacer en la Casa de la Memoria Escénica; la espera por la puesta en escena de su obra Yo soy el rey del mambo, a cargo del grupo mexicano Conjuro Teatro, que se debe estrenar en diciembre en nuestro país, como parte de un coloquio internacional por el centenario del nacimiento de Dámaso Pérez Prado, en cuya organización Ulises está imbuido también; y la conclusión de su segunda novela, Las ultimas vacas van a morir.

El homenaje a Ulises Rodríguez Febles se realizó en el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, donde fueron presentados fragmentos en vivo, o a través del video, de puestas en escena de varias de sus obras. En vivo se representaron Carnicería (por Cabotín Teatro, de Sancti Spíritus) y el monólogo La ventana tejida (a cargo de la actriz matancera Miriam Muñoz). A través del video se disfrutó de Huevos y del monólogo Frida, yo soy María, así como de un documental acerca del proyecto cultural comunitario “Corazón Guamacaro km 9”, que Ulises lleva a cabo en esa localidad matancera, donde él naciera. También fue presentada su novela Minsk, ganadora del Premio Uneac Cirilo Villaverde y del Premio de la Crítica Orlando García Lorenzo, otorgado por el Comité Provincial de la UNEAC.

Entre el nutrido público que asistió al reconocimiento se hallaban representantes del Partido, del Gobierno, de la Dirección Provincial de Cultura y de varias instituciones, junto a directores de teatro, actores, dramaturgos, escritores, periodistas, críticos, promotores, pintores, artesanos y músicos, hecho que demuestra la impronta del quehacer de este creador en el panorama artístico matancero.

En el homenaje, se leyeron palabras del director y dramaturgo René Fernández Santana, Premio Nacional de Teatro, quien valoró las inmensas capacidades de Ulises para explotar todos los recursos expresivos del teatro, en piezas que viajan “en las tablas entre conceptos y valores que se hacen realidad en la contradictoria situación cubana”. Destacó asimismo la autenticidad de sus personajes, que “saben hablar el idioma descomunal de las fiestas, celebraciones y victorias de nuestro pueblo, pero también usan sus voces para señalar las etapas de reveses y las contradicciones de los hombres en la Revolución”.

En declaraciones a este sitio digital, el poeta, narrador, editor y promotor cultural Alfredo Zaldívar, director de Ediciones Matanzas, donde Ulises ha publicado muchos de sus libros, comentó que este “es sin dudas uno de los autores más significativos de la dramaturgia cubana actual” y que “su obra es una obra necesaria para nuestra cultura y para nuestra sociedad, al poner sobre el tapete momentos cruciales de la historia cubana más contemporánea, hechos no tratados o apenas tratados que él expone y examina, cuestiona sin tapujos”. Zaldívar agregó que esta intencionalidad también está presenta en su faceta de novelista, como puede verse en Minsk, su primera novela, donde se centra en el impacto de la debacle del campo socialista europeo.

La actriz Farah Madrigal lo recuerda de sus inicios en los noventa, cuando comenzó como actor en Teatro Papalote, y hace énfasis en su persistencia para encauzar con éxito sus múltiples inquietudes artísticas y destaca especialmente su capacidad para aunar voluntades, en un proyecto tan vital para la cultura con la Casa de la Memoria Escénica, que él dirige desde hace muchos años y está encaminado a la conservación del patrimonio escénico, a la formación e intercambio teórico y práctico entre especialistas, entre otros objetivos.

Francisco Rodríguez, actor y director durante muchos años del grupo El mirón cubano, recuerda también a Ulises en su época de actor, “algo que ha incidido mucho en la manera que él tiene de escribir, de concebir el teatro; él es, por ejemplo, un autor que sabe cómo ayudar al actor con los diálogos, hecho que obviamente parte de su conocimiento del actor”.

Entre las numerosas obras teatrales que ha dado a conocer Ulises Rodríguez Febles (Valle de Guamacaro, Limonar, Matanzas, 1968) se encuentran La ventana tejida, El Concierto, Sputnik, Huevos, Béisbol y Divina Titiritada. Sus textos han sido llevados a escena en Cuba, México, Estados Unidos e Inglaterra.

He merecido reconocimientos como la Distinción por la Cultura Nacional, el Premio de Dramaturgia Virgilio Piñera y el Royal Court Theatre (2004); la Nominación al Premio del Gremio de Escritores del Reino Unido (2008) y el Premio de novela Cirilo Villaverde (2013). Es miembro de la comisión organizadora del Taller Internacional de Teatro de Títeres de Cuba, también de la Unión Internacional de la Marioneta (Unima), de la Asociación Internacional del Teatro por la Infancia y la Juventud (ASITEJJ), de la UNEAC y de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Con los textos que aparecen en esta antología ha sido galardonado en concursos de teatro para niños y títeres: Cien Obras para un Papalote (1998); José Jacinto Milanés (2000); Dora Alonso (2001) y La Edad de Oro (2012).