Un criterio artístico novedoso

Un criterio artístico novedoso

Etiquetas: 
Escénicos, Complejo Cultural Bertolt Brecht, teatro cubano
  • Puesta en escena de la obra Yerma. Fotos del autor
    Puesta en escena de la obra Yerma. Fotos del autor
  • Puesta en escena de la obra Yerma. Fotos del autor
    Puesta en escena de la obra Yerma. Fotos del autor

El modo de organizar y combinar las palabras que conforman el lenguaje permite recrear signos de valor estético, y estos pueden ser expresados a través del arte teatral. Esta perspectiva la posee el proyecto Flamenco del grupo Contratiempo, quienes utilizando elementos de danza, música y teatro presentaron la obra Yerma en homenaje a Federico García Lorca, escogiendo al teatro El Sótano, en El Vedado, en horarios habituales, como espacio de interacción con el público. La versión para el teatro y puesta en escena están a cargo de Jessie Riffá y Erick Castro. Según el equipo de realización, Yerma es una crítica a la sociedad machista, plagada de doble moral y de falsos principios donde la mujer carece de derechos y tiene el deber de doblegarse ante las decisiones de los hombres. Esto es cierto, pero sin embargo constituye la trama principal porque si realizamos un análisis sistémico de los presupuestos estéticos aplicados a la obra observamos subtramas que nos convidan a una reflexión profunda de temáticas universales como: amor, conflictos interpersonales e intrapersonales, principios de equidad y justicia social.

Si realizamos un análisis temático los temas tratados resultan novedosos puesto que han sido narrados por otros autores, pero en este caso la autenticidad radica en la sensación provocada en el público de ser la primera vez que vemos y escuchamos una historia semejante. Esto se fundamenta con lo siguiente: el modo de organizar y combinar las palabras que conforman el lenguaje permite recrear signos de valor estético, expresados en el arte teatral desde la perspectiva del individuo-artista. El eficaz empleo de los signos y del lenguaje en general sorprende por su capacidad de remitirnos a experiencias pasadas y objetos que conforman nuestra vida cotidiana. Tengamos en cuenta que el signo nace en el momento en que se produce la relación tripartita en la que algo está para alguien en lugar de otra cosa, basado en un sentido o concepto. El signo es un estímulo que funciona en ausencia del auténtico y verdadero estímulo. La caracterización de los personajes, las pausas y transiciones, el diseño de vestuario y maquillaje son muestras no solo de una entrega absoluta por parte del equipo de realización en función del resultado artístico, sino también demuestra un propósito artístico bien elaborado por parte de la dirección de puesta en escena. Incluso, los valores estéticos presentes dentro de la obra, como es la belleza, se integran de manera armónica al diseño escenográfico.

La banda sonora y coreografía, sin lugar a dudas, están sincronizadas con los restantes elementos del montaje y responden a la cadencia narrativa. Todo lo anterior trajo como resultado una efectividad en la velocidad de la acción dramática. El arte teatral es configuración del espacio, representación de sucesos, donde se aúnan materia y espíritu, forma y contenido, y esto es lo que todos encontramos en Yerma.