Un homenaje para Alicia Alonso desde la fotografía

Fotografía

Un homenaje para Alicia Alonso desde la fotografía

  • Portada del libro
    Portada del libro

Alicia Alonso. Una mirada a su vida a través del lente fue el título que se presentó en el vestíbulo del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, sede habitual de las presentaciones del Ballet Nacional de Cuba, que con el nombre de Ballet Alicia Alonso fundara nuestra prima ballerina assoluta hace más de 70 años.

Publicado por la editorial Ocean Sur, este libro cuenta con un trabajo de selección fotográfica a cargo de la diseñadora gráfica y fotógrafa Yailín Alfaro, y textos de José Ramón Neyra. La presentación estuvo a cargo del periodista y crítico Yuris Nórido y contó con la presencia de un nutrido público que literalmente ocupó todas las butacas disponibles.

Según las palabras que aparecen en la nota de contracubierta: “Este libro narra, a través de fotografías, la extraordinaria y ascendente vida de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso” y a través de los 11 capítulos en que está dividido, el lector puede recorrer “la infancia de la artista, el entorno familiar, sus primeras clases de baile; continúa con los primeros tiempos de vida profesional en Cuba y Estados Unidos, y alcanza altas cotas en los espacios dedicados a sus magistrales interpretaciones en Giselle, Carmen o El lago de los cisnes”. Además, también muestra, junto a imágenes emblemáticas de Alicia en su desempeño profesional, otras “menos difundidas, algunas personales, íntimas, que contribuyen por su novedad, a contar esta historia donde una vez más la fotografía y la danza van de la mano”.

De acuerdo con lo expresado por Yuris Nórido, el volumen constituye una mirada exhaustiva a una trayectoria donde se logra algo muy difícil de conseguir en un proceso editorial: mostrar una suerte de resumen iconográfico acerca de una figura legendaria como la  prima ballerina assoluta, mediante una selección de imágenes capaces de abarcar disímiles facetas no solo acerca de su obra creativa, sino también de su cotidianidad, por lo que a quienes recorran sus páginas “solo les queda reverenciarla desde a humildad y la modestia”. Por su parte José Ramón Neyra y Yailín Alfaro resaltaron el esfuerzo para materializar un libro capaz de compilar una diversidad de imágenes sobre Alicia Alonso. Neyra puntualizó que el mismo constituye parte de un proyecto editorial concebido para celebrar el centenario de esta leyenda de la cultura universal.  

En un momento de su intervención Yailín Alfaro hizo referencia al nivel de calidad alcanzado por Yuset Sama en el diseño y composición de este libro e insistió en que no estamos ante una biografía de Alicia, sino que básicamente se trata de un conjunto de imágenes que nos pueden ayudar a profundizar en el conocimiento de la figura emblemática del ballet y comentó que el resultado del esfuerzo de Ocean Sur pudo ser apreciado por ella pocos meses antes de su desaparición física.

La estructura del volumen comprende los capítulos: “Infancia y familia”, “Pro-arte musical”, “El Lago de los Cisnes”, “Giselle”, “Carmen”, “Ballets Modernos”, “Maestra y Coreógrafa”, “Íntimamente, Tras bambalinas”, “Encuentros” y “Premios y condecoraciones”. Dentro de la gran cantidad de imágenes agrupadas a lo largo de sus 148 páginas esta singular colección iconográfica, que en su mayoría se halla bajo la responsabilidad del Museo Nacional de la Danza, nos acerca no solamente a los momentos trascendentales del quehacer artístico de Alicia, sino también a momentos singulares de su carrera, entre los que podemos mencionar su actuación con el BNC en la obra La avanzada ante integrantes del Batallón Fronterizo de Guantánamo a mediados de los años 60 o en Ad Libitum actuando con el bailarín español Antonio Gades en un ballet que contó con música de Sergio Vitier (“Ballets Modernos”), así como también sus encuentros con personalidades de la cultura mundial del siglo XX (Pablo Neruda, Galina Ulanova, Leonard Berstein, Pablo Picasso y Stevie Wonder) o de la política (Fidel Castro, Mao Zedong y Jimmy Carter) en el capítulo “Encuentros” y un breve repaso por algunos de los múltiples galardones obtenidos por Alicia tanto en Cuba como a nivel mundial (“Premios y condecoraciones”).    

De tal suerte los lectores-espectadores podrán apreciar desde estas páginas un múltiple y complejo caleidoscopio de la bailarina, coreógrafa y maestra; que a lo lardo de su trabajo en compañías de renombre y particularmente desde su principal creación, el BNC, logró realizarse plenamente en su profesión, pero que también pudiera considerarse como un singular ejemplo de entereza y constancia desde el punto de vista humano, identificada plenamente con la realidad del contexto histórico en que le tocó vivir y plenamente y ejemplo singular de cubanía, cualidad que la acompañará en su ya definitivo paso a la inmortalidad.