Un mar de artes en Gibara

Un mar de artes en Gibara

  • Desfile inaugural del XV Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto Eliel Ramírez.
    Desfile inaugural del XV Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto Eliel Ramírez.

Luces, cámara…

Tras las curvas de la carretera, las montañas en el horizonte y el mar abriendo su azul, Gibara celebra el 15 aniversario de su Festival Internacional de Cine, creado por Humberto Solás en 2003.

Del apelativo inicial de Pobre –humilde en su elaboración, pero actuante y movilizador, estético y ético–, amplió su diapasón desde hace tres ediciones para convertirse en una amplia cita internacional.

“Un mar de artes”, reza el slogan de esta edición. Pues en Gibara confluye, además del cine, epicentro del Festival, las artes visuales, la música, la danza, el teatro… en interacción con el pueblo.

Gibara espera el Festival, como Remedios sus Parrandas, Holguín sus Romerías, Santiago su Fiesta del Fuego…Como parte ineludible de una identidad construida en el accionar diario. Por eso acompaña el desfile inaugural a lo largo de la céntrica calle Independencia. Toma fotos, sonríe…

No hay nada parecido a este encuentro sui generis. Gibara tiene magia, mística, dicen muchos. Pocos se resisten a salir de sus casas en estos días. Los parques y la Plaza Da Silva van llenándose de vida.

Humberto Solás se enamoró de ella. Filmó aquí varias de sus películas, inició la aventura artística que ha hecho que en esta villa marítima de la costa norte de Cuba –la más próspera de la región en buena parte del siglo XIX e inicios del XX– cada año se llené de artistas de varias partes del mundo.

Hoy Jorge Perugorría, presidente del Festival, continúa el sueño. Muchas veces –como Silvio– sueña con serpientes, pero cree en el poder trasformador de la cultura. Por eso encabeza el desfile, habla a los reunidos cerca de la estatua de la Libertad… Los invita al cine, a que vean películas…

A soñar en días de Festival…

Gibara, acción…

Como en ediciones anteriores, el cine Giba fue sede de la gala de inauguración del Festival gibareño, que contó con la presencia, entre otros, de Ernesto Santiesteban, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia, Julio César Estupiñán, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Holguín, y Jorge Perugorría, presidente de FIC Gibara 2019.

Codanza, compañía dirigida por la Maestra Maricel Godoy, impregnó fuerza, vitalidad y destreza a una gala que recordó la fundación, el 24 de marzo de 1959, del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y que tuvo entre sus conductores a los actores del cine cubano Tahimí Alvariño, Jacqueline Arenal, Néstor Jiménez y Vladimir Cruz y a la cantante Rochy Ameneiro.

Presentados por Rochy, el colectivo matancero Teatro de Las Estaciones, dirigido por Rubén Darío Salazar, recibió en manos de Perugorría un reconocimiento a propósito de su 25 aniversario. “Este es un festival único, sui generis, singular. Tienen un tesoro, cuídenlo”, comentó Rubén Darío. Teatro de Las Estaciones presentará en el Festival las obras Una niña con alas y La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón, esta última con dirección, además, de Zenén Calero.

Uno de los momentos más esperados de la gala fue la entrega del Premio Lucía de Honor a la actriz Daysi Granados y al reconocido realizador Fernando Pérez. El primero fue otorgado por la actriz María Isabel Díaz –la misma de Una novia para David, Papeles secundarios, La vida en rosa, Hello Hemingway, Las noches de Constantinopla y Volver–, mientras Laura de la Uz lo entregó a Fernando Pérez.

Daysi Granados rememoró la filmación en 1981 de Cecilia, de Humberto Solás: “Este es un premio muy importante para mí. Me hace sentir que voy a seguir adelante mientras tenga fuerzas para dar lo mejor de mí a ustedes, este público maravilloso. Esto hay que vivirlo. Es increíble. Es algo impresionante. Muchas gracias al pueblo de Gibara, es una maravilla, un honor, poder recibir este Premio aquí”, comentó la actriz de filmes clásicos en la historia del cine cubano como Memorias del subdesarrollo, Retrato de Teresa, Vidas paralelas, y Plaff o demasiado miedo a la vida.

Por su parte, Fernando Pérez agradeció a “los productores, actores, trabajadores… que en los 60 años del Icaic me han ayudado a hacer cine”. “A ellos también mi agradecimiento”, subrayó el director de Clandestinos, Madagascar, La vida es silbar, SuiteHabana, Madrigal y Martí: el ojo del canario.

Ambos, Daysi y Fernando, junto al editor Nelson Rodríguez, merecieron el Premio Nacional de Cine en 2007.

FIC Gibara, que cuenta con 59 películas y 15 guiones compitiendo por los principales premios, realizará una proyección especial de Insumisas, el más reciente filme de Fernando, codirigido por Laura Cazador.

La gala –que dio paso al concierto de Kelvis Ochoa y David Torrens, con temas de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez– concluyó con Infinito, fragmento de la coreografía Edén, de Mi compañía, dirigida por Susana Pous.

Gibara inició un 15 Festival cargado de expectativas y sorpresas: un mar de artes que lo desborda todo.