Una cita de lujo con la poesía en la UNEAC camagüeyana para evocar el de amor, la añoranza…

Una cita de lujo con la poesía en la UNEAC camagüeyana para evocar el de amor, la añoranza…

Etiquetas: 
: Escritores, Camagüey, poesía
  • En la foto de izquierda a derecha Alejandro González Bermúdez, Reyna Esperanza Cruz Hernández y Roberto Manzano. Foto del autor
    En la foto de izquierda a derecha Alejandro González Bermúdez, Reyna Esperanza Cruz Hernández y Roberto Manzano. Foto del autor

Una cita de lujo con la poesía constituyó el encuentro regional en la sede de la filial camagüeyana de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que contó con creadores del oriente, centro y occidente del país, para conquistar almas y corazones.

Resalta la presencia del poeta, ensayista, editor, promotor cultural y profesor Roberto Manzano, quien ofreció fragmentos de su libro La piedra de Sísifo, Colección Sur Editores, 2012, en el que el autor confiesa su gusto por lo monumental, los grandes frescos, los inmensos murales, el amor por los bajorrelieves griegos, los espirales, el movimiento de la ola en el litoral…

También “las obras que pesan tanto desde el punto de vista físico como mental, sin dicotomía, me fascinan, y si tuviera talento, vida, tiempo disponible y recursos sonaría como elegir obras de tal naturaleza”, dijo.

En el espacio, conducido por Alejandro González Bermúdez, también declamó algunas de sus prosas inéditas y aun sin títulos la poetisa tunera Reyna Esperanza Cruz Hernández, quien con su obra viaja en marea taciturna que resbala en sus puntos cardinales. “Vengo de no encontrar los litorales donde pretende avalar mi flor nocturna”.

El poeta y narrador Sergio Morales Vera evocó los talleres literarios con fragmentos del cuaderno Para que la vida crezca, mientras Elías Henoc Permut, de Ciego de Ávila, rememoró a su abuela con Besos de Judas. Mariela Pérez -Castro y Rubén Falde emocionaron con sus poemas de amor.

En tanto, Pedro Armando Junco apeló a su prosa Pintura dedicada a su hija Marieta cuando era una niña, quien “pidió que le pintara un cuadro. Siempre me esta pidiendo cosas: que le invente un cuento, que le de un paseíto en la moto, que la lleve a caballo por la finca...”

De igual forma, Ernesto Agüero presentó su Soneto III dedicado a Miguel, que ya no toca su tres... “impaciente caminó hacia la fuente de su música final nada sonora a buscar un acorde inolvidable” y Benito Estrada incursionó en el universo de la décima.

Oscar Ramón Viñas Ortiz, obsequió los poemas Gibrán Kahlil Gibrán,  al poeta, pintor, novelista y ensayista libanés nacido en Bisharri, Líbano y ¡Gibrán vive!, que forman parte del cuaderno que obtuvo Primer Premio en el concurso Abdala de literatura, 2016.

La cita de lujo con la poesía devino, además, un encuentro de amor, añoranza, amistad, solidaridad y una evocación de paz.