Una ciudad habitada por Anteo

Una ciudad habitada por Anteo

Etiquetas: 
Escénicos, Festival del Nuevo Cine Latinoamericano
  • Han transcurrido más de dos décadas desde que Alejando Piar, actor cubano, hizo sus últimas presentaciones en la Isla. Foto del autor
    Han transcurrido más de dos décadas desde que Alejando Piar, actor cubano, hizo sus últimas presentaciones en la Isla. Foto del autor

Han transcurrido más de dos décadas desde que Alejando Piar, actor cubano, hizo sus últimas presentaciones en la Isla. Merecedor del primer premio Coral de actuación masculina para histriones cubanos, por Madrigal del inocente, del realizador Jorge Ramón González, producido por los Estudios Cinematográficos de la Televisión Cubana y que se presentó en la edición de 1988 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Regresa ahora con Anteo en la Habana, un unipersonal cuyo guión y dirección asume; y bajo la batuta de Luis Emilio Martínez realiza sus primeras presentaciones en la sede de la compañía teatral Océano, en el uno de los Claustros  de la Antigua Iglesia de Los Escolapios en Guanabacoa.

Se trata de una impactante condensación de la cubanidad en una terna de personajes que le sirven para recorrer distintos acordes de nuestra historia, moviéndolo con total libertad entre las convulsas aguas de tres márgenes que al combinarse desatan un vórtice que nos atrapa en los fugaces cincuenta y tantos minutos que dura la puesta.

Donde quiera que este Anteo llega, sus raíces le regresan al Caribe, como quiera que el mar se le aleje siempre su sonido los devuelve al borde, al mismo comienzo o final de la memoria. Porque Ñico o el Julián que también se debaten dentro de él por ser de una vez los dueños de su destino solo aspiran a la felicidad, ese mínimo derecho de extasiarnos tranquilos en nuestra acompañada soledad de humanos. 

Sobrecogido tras su primera presentación este pasado sábado, declaró que esperaba ver la reacción del público y visiblemente emocionado recibió una larga y sincera ovación, que abren la puertas e impulsan nuevamente la carrera de Piart en las tablas cubanas y quizás por qué nuevamente en el cine y la televisión nacional.

Por lo pronto, recomendamos que los amantes del buen teatro se den una vuelta por la villa de Pepe Antonio el próximo sábado a las 8 de la noche o aguarde la presentación en el Mejunje de Villa Clara en los próximos días. La raigambre nos devuelve una y otra vez al reencuentro de la espuma sutil de la memoria.