Una visión renovadora del arte teatral

Una visión renovadora del arte teatral

Etiquetas: 
Escénicos, teatro cubano, Bertolt Brech
  • Ájax y Casandra es una obra de Reynaldo Montero, dirigida por Sahily Moreda. Fotos del autor
    Ájax y Casandra es una obra de Reynaldo Montero, dirigida por Sahily Moreda. Fotos del autor
  • Ájax y Casandra es una obra de Reynaldo Montero, dirigida por Sahily Moreda. Fotos del autor
    Ájax y Casandra es una obra de Reynaldo Montero, dirigida por Sahily Moreda. Fotos del autor

Los comportamientos comunicativos permiten elaborar códigos explicables a través del lenguaje. En ese sentido la compañía El Cuartel presentó Ájax y Casandra de Reynaldo Montero y dirigida por Sahily Moreda. Dicha representación teatral asumió como contexto artístico al complejo cultural Bertolt Brecht, ubicado en el Vedado, en los horarios habituales de la institución. En notas al programa podemos encontrar que: más que símbolos de heroicidad y de la condición femenina, Ájax y Casandra son dos perdedores a perpetuidad comparten el mismo sentimiento de indefensión y la misma incompatibilidad social.

El arte teatral como medio de comunicación masiva establece contacto con el individuo-espectador mediante un mensaje de carácter estético con implicaciones lingüísticas, cognitivas y afectivas. De modo que los comportamientos comunicativos permiten crear códigos explicables a través del lenguaje como: el diseño escenográfico, diseño de luces y vestuario, que a su vez constituyen parte del proceso donde se emplean señales perceptibles llamados signos, a tal proceso lo denominamos semiosis. Sin lugar a dudas el arte teatral puede ser considerado también como un medio de divulgación, algo que tributa a la función comunicativa del arte. Por otra parte, en esta puesta en escena está presente un cuidadoso empleo del lenguaje al emitir el mensaje artístico incluimos dentro del mismo elementos cognoscitivos y emocionales, algo que a su vez se corresponde con una de las premisas del arte teatral: sensibilizar al individuo-espectador. En esta dirección es válido decir que empleamos los términos de individuo-artista e individuo-espectador para referirnos a las personas que participan en la producción teatral, ambos son dos actores sociales insertados dentro de una determinada formación económica, sociocultural y sicológica determinada. Interactúan en igualdad de condiciones y uno de los aspectos que diferencia a estos sujetos es el referente a los roles sociales que cada uno desempeña. La caracterización de los personajes es acertada por contribuir a la velocidad de la acción dramática. La utilización de la música y los efectos sonoros están en función de la acción dramática, y como consecuencia de la cadencia narrativa. Ájax y Casandra es una profunda reflexión acerca de la sociedad contemporánea, de sus retos y aspiraciones, aciertos y contradicciones. Esta propuesta artística responde a la sensibilidad de la época en que se creado, y esencialmente invita a que seamos mejores seres humanos coherentes con lo que decimos, pensamos y hacemos. Una vez más el conocimiento producido por el arte teatral es un descubrimiento de nuevos significados, de novedosas visiones en la que el mundo circundante se nos revela y el YO se abre en un acuerdo mutuo.