Febril compromiso de los artesanos artistas de Matanzas

Febril compromiso de los artesanos artistas de Matanzas

  • Tony, en una entrevista con motivo del aniversario 30 de la creación de la filial Matanzas de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa). Foto del autor
    Tony, en una entrevista con motivo del aniversario 30 de la creación de la filial Matanzas de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa). Foto del autor

“El primer compromiso de los artesanos artistas en Matanzas es  con la Revolución y con la salvaguarda de la Cultura. Hoy exhibimos  significativos aportes de nuestros asociados, entre ellos figuras de relieve internacional como Manuel Hernández, Senén Calero, Ernesto Caos, Israel García, Rolando Estévez, María del Carmen Calderón Machado y Mariela Alemán Orozco”.

Así expresó Antonio Enrique Pérez Marrero (Matanzas, 1975), conocido como Tony, en una entrevista con motivo del aniversario 30 de la creación de la filial Matanzas de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa), Organización No Gubernamental que se ha consolidado como una de las instituciones más sólidas y comprometidas con el desarrollo cultural de esa provincia;  y tal vez la que mejores resultados exhibe entre sus homologas en todo el país, gracias al notable nivel artístico y profesional de su membresía, ascendente a 565 miembros, distribuidos entre Varadero —principal red comercializadora del territorio—, Cárdenas y la ciudad capital.

Al entusiasta directivo lo encontramos inmerso en la Jornada Matanzas en  Expocuba, a la que recientemente  los artesanos artistas de esa provincia llevaron disimiles trabajos, en tanto uno de ellos, Miguel de la Nuez, realizó la Mascota 325 —a solicitud de la más alta dirección de la provincia—, que los identificó en ese encuentro. “Allí nuestra filial de la Acaa estuvo muy bien representada”.

Graduado en Contabilidad y Finanzas en la Universidad de Matanzas y especializado en la talla en madera (prácticamente autodidacta), luego de realizar varias exposiciones personales y colectivas, en el año 2002 este creador se hizo artista independiente. Entre sus méritos se encuentran el haber dado continuidad a la unidad de los asociados a la Acaa, así como consolidar los dos grandes eventos convocados por esta Organización No Gubernamental: las bienales Arte del Fuego y Puro Arte, a las que asisten relevantes figuras de la plástica cubana y de otros países.

Pérez Marrero apuntó que “debido a las restricciones existentes para admitir nuevos ingresos, actualmente estamos conformados por artífices un poco  envejecidos, ya que más de la mitad sobrepasa los 55 años de edad y solo el 17 por ciento tiene menos de 40 años. Es bueno destacar —resaltó— que más del 70 por ciento de los asociados son graduados de nivel superior”.

Para Tony un buen artesano “no solo debe pensar en el dinero que ha de ganar con su obra. Eso lo desmoviliza de nuestro papel ante la sociedad. Hemos hecho significativos aportes a las comunidades y a las obras socio-económicas priorizadas por la Revolución, apoyos que, en ocasiones, han sobrepasado los 20 mil Pesos Convertibles (CUC) donados por los artistas. Pero esa ayuda no podemos materializarla más, debido a obsoletas normativas financieras”.

El 7 de julio próximo, se celebrarán los 30 años de la filial Matanzas de la Acaa, fundada por la creadora Maria Pinedo, a quien le continuo en el cargo de presidente el tallador en maderas Luis Orihuela, seguido por Carlos M. Fentes, quien logró que en el año 1996 se le otorgara otro espacio para su sede en la antigua Fábrica de Fósforos (Medio número 26), totalmente destruida por un incendio en los años 70.

Con la participación de un grupo de constructores y de los artesanos artistas matanceros, se comenzó la reconstrucción del vetusto edificio, bajo la conducción de Fentes, quien trabajó sobre la base del diseño orinal, y a partir del mes de julio del año 2002 empezaron a terminarse diferentes objetos de obra, entre los que surgieron atractivos espacios culturales. La reconstrucción se terminó el 13 de agosto del 2005.

 “Hoy nuestra sede —dijo Tony— es uno de los lugares más seductores de la ciudad. Su restauración obtuvo  mención del Premio Nacional de Restauración y Conservación (2004) del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural”.

La edificación, de estilo ecléctico, fue cuidadosamente remodelada en correspondencia con sus originales valores arquitectónicos. Allí cada día concurren cientos de creadores, estudiantes, y trabajadores de diferentes sectores de la economía y los servicios, quienes tienen acceso al bar cafetería, así como a la biblioteca y los demás espacios habilitados para talleres, cursos y conferencias sobre todas las especialidades de la artesanía artística, y otros temas, impartidos por maestros del territorio; en tanto pueden disfrutar del fascinante patio  central, con rejas, jardineras y tinajas de barro con plantas tropicales.

“También disponemos de cuatro salones expositivos en los que se muestra lo mejor del quehacer artístico —entre ellos los salones de verano e invierno— de nuestros asociados, así como trabajos de profesionales de las artes plásticas, del movimiento de aficionados, y de otros sectores de la cultura, como la danza y el teatro”, puntualizó.

Amplias escaleras de mármoles cubanos conducen a las plantas superiores del edificio, donde igualmente existen  vitrales de los artífices (ya fallecidos) Rosa María de la Terga y Michel Perdomo. Este último se destacó en este género junto con su hijo Pablo, destacado miembro actual de la Acaa. Asimismo sobresalen los suntuosos enrejados y murales como el Del espíritu de la Ciudad, de creación colectiva, ubicado en la Cafetería Los Poetas —el mayor bajo techo en esa urbe—, cuyo diseño rememora las figuras de los bardos matanceros José Jacinto Milanés, (1814-1863), Diego Gabriel de la Concepción Valdés, Plácido (1809-1844), y Bonifacio Byrne (1861-1936), y refleja estampas de la campiña local. La terraza ofrece un bello espacio para la recreación de los artistas y sus familias, además de un mirador desde donde se aprecia una vista única de la ciudad.

“Trabajamos porque nuestra hermosa ciudad, en el aniversario 325 de su fundación, vuelva a lucir, con logros incuestionables, el título de La Atenas de Cuba”, puntualizó el presidente de la Acaa en Matanzas.