Irene Rodríguez: Premios del Público y de la UNEAC

Irene Rodríguez: Premios del Público y de la UNEAC

  • En el Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov recibió el Premio de la UNEAC. Foto tomada de Radio Angulo
    En el Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov recibió el Premio de la UNEAC. Foto tomada de Radio Angulo

La primera bailarina, “maître” y coreógrafa, Irene Rodríguez, Premio del Certamen Iberoamericano de Coreografía Alicia Alonso (CIC) 2012, y la agrupación que dirige, fueron especialmente invitadas a un festival de danza en Estados Unidos, y posteriormente, participaron en el Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov, que tuvo lugar en Holguín, donde recibió los premios del Pueblo y de la UNEAC; distinciones que justifican este diálogo, en el que la también miembro activo del Consejo Internacional de la Danza relata lo sucedido durante su participación en el festival norteño, y además, expresa la gran satisfacción que le produjo obtener esos reconocimientos, en el evento danzario holguinero.   

La compañía que usted jerarquiza participó, en fecha reciente, en el Jacob’s Pillow Dance Festival, considerado el más importante festival de danza de Estados Unidos. ¿Qué representó para usted y para los miembros de la agrupación que dirige desde hace más de un lustro, haber sido especialmente invitados a ese prestigioso evento danzario en la vecina nación norteña?

Fue una experiencia inolvidable para todos especialmente para mí. Había mucha expectativa con nuestra visita. Llevábamos un estreno mundial que fue muy cálidamente acogido. El teatro estuvo repleto. Las seis presentaciones y las ovaciones de pie fueron diarias.

La mayoría de la audiencia de ese festival son empresarios y directores o programadores de los grandes teatros y festivales de Estados unidos; así que ganarse a ese público significaba mucho para nosotros. Al final de una de las presentaciones, tuvo lugar lo que llaman: Post Show Talk, que es un conversatorio directo que la audiencia tiene la oportunidad de tener con el artista y uno de los sponsors asiduos al festival pidió la palabra para expresar que en 44 años que había estado asistiendo a ese festival, el espectáculo de la Compañía Irene Rodríguez ha sido el mejor espectáculo que había visto…y estamos hablando del mejor espectáculo de Estados Unidos que reúne a las principales figuras [de la danza] del orbe y también del flamenco […]

He salido muy complacida y orgullosa de llevar la cultura cubana y nuestro prestigio como danzantes a los más importantes escenarios del mundo.

La Compañía Irene Rodríguez asistió hace solo unos días al Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov, celebrado en la ciudad de Holguín, donde cautivó al público y a la prensa especializada que cubrió dicha actividad y obtuvo dos importantes premios: el otorgado por el público y el conferido por el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Desde los puntos de vista artístico-profesional, humano y espiritual ¿qué significa haber sido reconocida con esos relevantes reconocimientos?

Agradezco de todo corazón a la Presidencia de la UNEAC de Holguín y a su presidente, Julio Méndez, por tan hermoso Premio conferido a mi compañía, el cual se nota fue elaborado con gran cariño y esmero.

Por último, quiero agradecer de una forma especial a ese maravilloso público holguinero que ovacionó de pie por largos minutos nuestras puestas en escena, y que a través de la votación confirió el Premio del Público a la Compañía Irene Rodríguez, el cual es el mejor reconocimiento para un artista.

Nunca olvidaré esa cálida audiencia del Teatro Eddy Suñol que fue la que realmente supo, en ese evento, apreciar y respetar la calidad de nuestro trabajo.

De las muchas anécdotas, experiencias y vivencias acumuladas, tanto en el festival de danza estadounidense, como en el certamen danzario, efectuado en la Ciudad de los Parques, ¿podría relatarnos algunas que hayan quedado registradas en su memoria?

Me parece que lo mejor que nos ha podido ocurrir a mí y a mis bailarines desde que la Compañía Irene Rodríguez hizo su aparición en el espectro danzario insular es haber recibido el cariño, el afecto y el respeto del público, tanto en el festival estadounidense, como en el concurso holguinero, donde se nos otorgó dos lauros.   

Después de esas exitosas presentaciones, que han colocado en un sitial de honor, no solo a la Compañía Irene Rodríguez, sino también a la danza y la cultura insulares, ¿cuáles son los proyectos artísticos que su agrupación piensa concretar a corto, mediano y largo plazos?

La creación de nuestros talleres vocacionales con más de 400 alumnas y así garantizar el futuro de las danzas españolas en Cuba.

¿Algo más que añadir y que los lectores deban conocer? ¡Usted tiene la palabra!

Solo citar la crítica La Compañía Irene Rodríguez echa vapor en el Jacob’s Pillow, publicada por el prestigioso periódico The Berkshire Edge:    

“Con una actuación sensual, vigorosa y apasionadamente teatral en el Teatro Doris Duke, la bailarina/coreógrafa cubana, Irene Rodríguez, llevó al público a sus pies. Rodríguez describe su trabajo como un ‘flamenco contemporáneo de teatro, [e incorpora] diversos estilos de baile, efectos teatrales, variedad de música, poesía y narración para agrandar, evolucionar y revitalizar la historia española en Cuba. La coreografía, la teatralidad y los temas de las diez danzas que componían este programa movieron al público más allá de las [concepciones sustentadas] sobre el flamenco hacia un lugar de exploración, expresión creativa y evolución. La última pieza de Irene Rodríguez fue una virtuosa exhibición de percusión, gesto, sexualidad femenina, insolencia y exceso de deleite”.