Roberto Fonseca presenta Jazz Plaza

Roberto Fonseca presenta Jazz Plaza

  • Pretendemos que los conciertos que se hagan ahí sean únicos, dijo el músico. Foto de la autora
    Pretendemos que los conciertos que se hagan ahí sean únicos, dijo el músico. Foto de la autora

Acostumbrados, como nos tiene Roberto Fonseca, a que las noticias que con frecuencia genera estén relacionadas con su trayectoria como músico, fue en cierto modo sorprendente que esta vez se reuniera con la prensa para detallar el espacio que asumirá, a partir del próximo 5 de noviembre, en el capitalino boulevard de San Rafael.

Roberto Fonseca presenta Jazz Plaza se nombrará esta nueva propuesta que, con sede en el local administrado por Artex en el número 66 de esa arteria peatonal, contará también con el apoyo del Centro Nacional de Música Popular, en lo que a la programación de cada domingo, a partir de las 10:30 pm, se ofrecerá allí.

“Es un lugar que hacía rato estaba esperando que surgiera. Un lugar donde todo tipo de público pueda asistir. Tanto los estudiantes, como aquellas personas que viven un poquito más lejos de El Vedado”, explicó a los reporteros el virtuoso pianista.

“Pretendemos que los conciertos que se hagan ahí sean únicos. No que sea un lugar para descargar y ya. No. Sino que los músicos que se presenten ahí defiendan muy bien su trabajo.

Yo mismo he ido a ciertos lugares con la ilusión de ver a los músicos que se anuncian y resulta que es algo bastante improvisado. Si viene alguien a escucharlos no se va a llevar una buena impresión, porque no han ensayado o porque quieren tocar por tocar, lo que me preocupa es que nosotros somos la cara del jazz y eso no es lo que queremos en Boulevard 66.

Al contrario, lo que queremos allí es que, sin importar la edad, ni la experiencia que tenga ese músico, defienda su trabajo y crea en él. Si es así, siempre será bienvenido a ese espacio”.

Según detalló Roberto Fonseca, él será el anfitrión de estos espectáculos, en los que determinado instrumentista a agrupación ofrecerá un recital, seguido de una jam sesión en la que podrán “descargar” los estudiantes de música que acudan al lugar.

“Otra cosa que queremos es que los músicos extranjeros que vengan al Festival Jazz Plaza también pasen por ahí y de esa forma el público cubano puede disfrutar de ellos en mayor medida, así como ellos podrán disfrutar de los músicos nuestros.

Con ese propósito fue que hice el Festival de Jazz de Santiago de Cuba porque mi intención no es solamente que el público cubano vea al músico extranjero. Lo que quiero es que el mundo vea la gran cultura que tenemos y eliminar un poco los clichés que hay sobre nosotros. Que todo el que se acerque allí vea que aquí en Cuba hay muchísima fuerza en el jazz. Hay muchísimas ganas de hacer nueva música y nuevos proyectos”.

Apuntó Fonseca que serán también objetivos de este espacio el propiciar en mayor grado el beneficioso vínculo entre los estudiantes de música y los profesionales de esta esfera, así como influir en el gusto de quienes rechazan al jazz por considerarlo un género difícil de entender.

“Antiguamente el jazz era una música de mayorías. Ha sido culpa de nosotros los músicos que hemos querido filosofar tanto, nos hemos complicado tanto, que terminamos por olvidar al público.

No es que uno tenga que tocar siempre para el público, pero él es el que nos retroalimenta a nosotros.

Lo otro, es que estoy contento por la ubicación que tiene ese lugar y por la calidad y los precios de las ofertas gastronómicas que hay allí, muy asequibles para todos.”

Según confesó a los reporteros, solo el entusiasmo que le produce este proyecto lo impulsó a un encuentro con la prensa, al cual rehúye en los últimos tiempos por estar completamente dedicado al estudio, a la composición de nuevas obras.

Sin embargo, el Sitio de la UNEAC no quiso perder la oportunidad de indagar acerca del octavo y más reciente CD del artista, el titulado Abuc.

“Este disco no fue más trabajoso. Lo que normalmente los hago en una semana, con las improvisaciones y todo. Y en este nos pasamos dos años, desde que empezamos hasta su salida. El proceso lo hicimos de una forma muy meticulosa porque, como dice la frase, es fácil llegar, lo difícil es mantenerse.

No es que siempre piense en eso; pero después que uno hace un disco como YO, que estuvo nominado a los Grammy americanos, tiene que ser más cuidadoso”.

En este trabajo discográfico Roberto Fonseca tuvo, entre otros invitados, a Rafael Lay (hijo), Manuel “Guajiro” Mirabal, Eliades Ochoa y Dayme Arocena.

“Estaba también la pregunta de qué hacer en este disco porque ya había mostrado mis raíces africanas y la parte electrónica de mi música. ¿Qué hacer? Sencillo: vamos a mostrarle al cubano Roberto Fonseca.

Entonces lo que hicimos fue una historia de la música cubana. Por eso fue que lo titulamos Abuc, que no es Cuba al revés, sino Cuba de atrás para adelante, ya que hacemos un recorrido de la música cubana pasando por varios estilos de los años 40 y 50, hasta la actualidad”.

Así aparecen en los 14 títulos reunidos en el CD desde la contradanza hasta el hip- hop, pasando por el danzón, el chachacha, el mambo…

“El New York Times colocó uno de los temas del disco entre los mejores del año. La prensa internacional está muy satisfecha. Me dicen que soy como el reinventor del mambo y todos los conciertos son una locura. Así que estoy contento y pensando ya en otro disco”.