El materialismo trasversal de Clemens Krauss

El materialismo trasversal de Clemens Krauss

  • La exposición personal Transverse Materialism, del artista austríaco Clemens Krauss ha ocupado por varias semanas la sala María Eugenia Haya (Marucha) de la Fototeca de Cuba.  Foto del autor
    La exposición personal Transverse Materialism, del artista austríaco Clemens Krauss ha ocupado por varias semanas la sala María Eugenia Haya (Marucha) de la Fototeca de Cuba. Foto del autor

No hay para decodificar e interpretar ciertas exposiciones u obras de arte como auxiliarse, cual piedra de Rosetta, de otras piezas anteriores del propio artista.  Más si resultan tan claramente autorreferenciales y redundan en tan apasionantes inquietudes existenciales, como en la exposición personal Transverse Materialism, del artista austríaco Clemens Krauss que ha ocupado por varias semanas la sala María Eugenia Haya (Marucha) de la Fototeca de Cuba. 

La pieza-rosetta encuestión es Self-portrait as a child, una de las más populares de las participantes en la última edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCO Madrid 2017. Se trata de una instalación in situ, una reproducción hiperrealista de la piel de un cuerpo humano sesgada transversalmente desde un brazo hacia el otro, colocada en el piso, como un libro abierto, una mitad de cubito dorsal, y de cubito supino la otra.

Colocación que deviene ambigua, en tanto, a primera vista, parecen dos cuerpos, tal vez uno femenino y otro masculino, pero que, en realidad, como su título alude es un autorretrato del artista con la edad de 12 años, cuando, por primera vez, tomó conciencia de su vocación por el arte.La misma edad con la que tomó los videos que se exponen en la galería habanera. Lo que apunta a lo biográfico, como material que propicia la investigación, reflexión y producción de nuevos conocimientos y experiencias compartidos entre el espectador y el artista austriaco.

La dicotomía virtualidad-realidad de aquella escultura hecha de silicona,con el color de la carne y el cabello del propio artista-niño,cortada y vaciada su tridimensionalidad por el plano que pisamos, más el hecho de ser abandonada, tirada, a lo público; tienen su equivalente conceptual en la ya referida relocalización -y resignificación- de 4 videos domésticos, tomados sin pretensiones artísticas. El hecho de que Incident, Ocurrence, Aniway y What are wesilentabaut?, captan escenas caseras —algunas en situaciones extremas—, puntuales e irrepetibles, que ahora son reproducidas —y publicadas— una y otra vez, en pantallas, video proyectados o llevadas al extremo de congelarlas y sesgarlas en 11fotogramas presentados como grandes dispositivas; intervenidos con nuevos sonidos o voces en off, que de alguna manera ponen en duda su autenticidad documental y personal. 

Lo que se conecta con otras aristas de sus indagaciones, la temporalidad y la materialidad. Puentes a la comprensión de “las condiciones políticas, sociales y culturales contemporáneas”.

Self-portrait as a child es como la piel mudada para poder crecer, el paso o transferencia del alma del artista de un continente infantil a otro adulto, de la ingenuidad a la conciencia de las crueldades que aquejan al mundo. El cuerpo (piel o silicona) partido entre el pasado y el presente, la luz y la sombra. Otra vez entre lo real y lo virtual o aparente.

La gran instalación que se expone en la Fototeca de Cuba, con la curaduría de la alemana Tereza de Arruda, opera con otros significantes, pero dentro del mismo marco conceptual. Aquí la temporalidad pasa por el hecho ser videos tomados en la década de los 90, en formato video 8, cintas comerciales introducida por Sony en 1985, que fueron transferidos digitalmente para este proyecto, reensamblados y reeditados por el artista para ser expuestos en el 2017. No como documentación del pasado, sino para comprender las narrativas contemporáneas.

En ambas, se evidencia, además, el interés de Krauss por la identidad, la relación entre lo individual y lo social, entre la apariencia externa y la vida interna del cuerpo y los objetos.

Clemens Krauss (Graz, Steiermark, Austria, 1979) es licenciado en Medicina y Bellas Artes, formación que marca sus investigaciones y su honda preocupación por el ser humano. Exposiciones suyas han sido organizadas en Israel, Brasil, Alemania, Suecia, Sudáfrica, Estados Unidos y China. Actualmente es profesor asociado de pintura en la Academia de Arte de Berlín.

Transverse materialism podrá ser visitada hasta inicios del próximo 12 de febrero.