A favor de los lectores más importantes

A favor de los lectores más importantes

  • El mayor interés es aunar fuerzas para conseguir el loable propósito a favor de los lectores más importantes a quienes destinan sus obras los escritores. Foto tomada de internet
    El mayor interés es aunar fuerzas para conseguir el loable propósito a favor de los lectores más importantes a quienes destinan sus obras los escritores. Foto tomada de internet

Ya comienza a prepararse el evento anual de la Sección de literatura para niños, adolescentes y jóvenes de la UNEAC. Será en los primeros días de octubre. Y se ha pensado con razón en que uno de sus temas sea sobre la presencia de los libros en la llamada programación infantil de radio y televisión.

En realidad existen muchos programas dedicados a los más chicos. Todas las emisoras radiales tienen alguno y los canales de televisión también. Sucede que en todas las editoriales se publican libros para niños.

Entonces es difícil entender por qué no se aprovechan esos espacios para dar a conocer, promocionar, sugerir la lectura de los títulos nuevos que aparecen en cada Feria y los publicados antes que, por su calidad, merezcan estar incluidos en los libreros de cada casa.

Es lamentable que los destinatarios de los libros no conozcan a los autores de su localidad, de la provincia, el país, que dedican sus esfuerzos a construir historias, recordar leyendas, hilvanar poemas y décimas con el propósito de establecer una comunicación con los más pequeños.

Por una parte se pierde una oportunidad de fomentar la lectura y por otra se propicia el desconocimiento de tantos buenos autores que existen en el país, con diferentes estilos y diversidad de temas apelando tanto a recursos narrativos clásicos o de notable aliento innovador.

Cierto que, existen libros que despiertan polémica entre lectores adultos, pero sería muy conveniente poder contar con la opinión de los niños y jóvenes y para que eso pueda ocurrir hay que dar noticias de que existen.

Y lo mejor es que no hay que hacer ningún presupuesto especial para tales empeños, ni crear nuevos programas, ni reestructurar programaciones. Si en cada programa de TV o radio dedicado a los chicos se informa simplemente de los títulos, los escritores, los temas que se abordan ya sería un elemento promocional de valor.

Por supuesto, que también se podrían hacer escenificaciones de los cuentos y poesías en los programas, no sólo de los autores ya establecidos por la calidad y el tiempo, que es lo que suele ocurrir, sino de todos esos premiados nobeles casi desconocidos.

Seguro que alguna vez, en algún programa de radio o televisión, se hace mención a algún libro. ¿En qué medida? Eso es lo que desea averiguar el evento anual de octubre con la colaboración de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC que puede contribuir a obtener la mayor información al respecto y convocar a personas decisoras en este ámbito.

El mayor interés es aunar fuerzas para conseguir el loable propósito a favor de los lectores más importantes a quienes destinan sus obras los miembros de lo Sección de Literatura para niños, adolescentes y jóvenes de la UNEAC.