La obra de Rafael Fuentes Rojas: un camino insondable

La obra de Rafael Fuentes Rojas: un camino insondable

  • En “Caseríos” aparece la madurez en su trabajo. Foto tomada de Internet
    En “Caseríos” aparece la madurez en su trabajo. Foto tomada de Internet

Sostengo la convicción de que pertenezco a una generación romántica que caracterizó también a quienes participaron en los cambios políticos y sociales realizados en el país. Aquellos que le sucedimos, hemos recibido los beneficios de una sociedad cuyo legado se ha erigido como sostén para todos sus miembros. Me siento —junto a otros— heredera de tales contribuciones.

A todos nos sorprendió la crisis económica o “período especial” cuando culminábamos los estudios universitarios e iniciábamos nuestras prácticas profesionales. Al llegar a los escenarios brindados por las instituciones de esta ciudad, conocí a Rafael Fuentes Rojas. De inmediato, me identifiqué con su discurso artístico.

Aún están vigentes las visiones que tuve sobre los imaginarios propuestos en las exposiciones a las que asistí. Desde entonces, el creador se mostró prolífico e inquieto ante las experimentaciones que le proporcionaba indagar en las técnicas: óleo, acrílico, mixta, litografías, xilografías, carboncillo, a través de lasespecialidades bidimensionales: dibujo, pintura, grabadoy  tridimensionales: cerámica e instalación.

¿Cómo olvidar su interés por la cultura y la filosofía oriental?Desde muy joven, dio a conocer su afición hacia la literatura (narrativa, poesía, ensayo, periodismo), e incorporó en su trabajo herramientas brindadas por estas materias cual inspiración que le permitía un diálogo reflexivo, crítico y–en ocasiones- contestatario con la realidad.

El artista acostumbraba a compartir sus lecturas con Zoelia Frómeta Machado, poeta. Yo le observaba distanciado delrito cotidiano yla multitud. Él, se apropiaba del silencio para hundirse en las meditaciones que lo convirtieron en un ser especial. A pesar de ello, yo tenía la certeza de que su austeridad y contención eran aparentes. Dentro de sí, moran fuerzas que lo arrastran inmisericorde hacia el arte.

Tal pasión ha sido leivmotiv en su historia plagada de entrega y convertida en propuestas artísticas que reflejan nuestra época. El creador asume el hecho como acto que lo somete a un ciclo durante el cual es objeto de la experiencia y el aprendizaje.

Es atractiva la serie “María y yo”, en la cual homenajea a Marc Chagall,  representante de la vanguardia rusa. Estas alusiones, se exponen mediante la ubicación distorsionada de las figuras en la composición, provocando lecturas narrativas en los espectadores. Se aprecia talevocación en el uso de tintas planas para tratar las formas. Aparece una cita al Pop Art norteamericano,cuya frescura se convierte en declaración y cita.

Los conjuntos “Razones” y “El color de la rosa”, ocasionaron cierta polémica en los públicos. Las propuestas dan continuidad al período anterior. Muestran la asunción que hace en torno a las circunstancias históricas ocurridas a comienzos de los noventa relacionadas con la desaparición del Socialismo en la Unión Soviética, hecho que incidió en la apertura de la crisiseconómica manifiesta en la nación.

En las propuestas que conforman “Razones”, se refuerza el símbolo como medio expresivo y comunicativorecurrente, cuya organicidad responde a la representación de cierto escenario irreal que esnacionalista por excelencia. El artista consigue exacerbar connotaciones mediante las franjas azules y blancas de la bandera cubana que visten al personaje y aparecen en el entorno.

Estas creaciones ubican al autor en un momento representativo. Los tonos pasteles y grises acotan el nexo con la obra de Henri Matisse. Cierta atmósfera y oquedad enigmática,provee alos escenarios de una tendencia a las meditaciones destinadas al debate.

El color de la rosa” esuna declaración preciosista sobre la excelsitud y la contención en el vivir. También el dolor acompaña todo acto, pues se revela al ser como materia ambigua. Por tanto, el universo es perfecto e inexacto. Este axioma se descubreen el mundocomo reflejo.

En “Caseríos” aparece la madurez en sutrabajo. Atrás quedan los motivos que le causaban inquietud o incertidumbre. La superposición de cabañas envueltas en gamas cromáticas y monocromáticas, es un pretexto para efectuar búsquedas estéticas cuyo valor trasciende algún localismo. Los resultados sorprenden, en tanto señalan entornos del hábitat que identifica fábula en las sombras y latrocinio en la luz.

Posteriormente, incursiona en temas presuntamente abstractos en los cuales establece un nexo entre la intimidad y el erotismo revelados como paisajes urbanos.Este se ha convertido en camino insondable portador de interrogantes, que requiere contestaciones. Así lo exponen: “Contorsiones”, “Ciudad antigua con personaje gótico”, “Noche vikinga”, “Aciertos y desaciertos”, “Afloraciones”, Consentida flor”, “La flauta mágica”, Inmersiones”, “Otras humedades”, “Cuerpos de la memoria”, “Corazonadas”, “Urgencias”, “Un viejo olor a manzana”, entre otras.

El artista ha dado su aporte neofigurativo en “Para verte mejor”, viñeta localizada en la calle del Comercio o General Calixto García, nombrada Paseo bayamés.Su desempeño como profesor de pintura y dibujo en la Academia de Artes Plásticas “Oswaldo Guayasamín”, ha sido reconocido por los jóvenes egresados.

Aunque ha incursionado en la ilustración de obras impresas, considero sería valioso visionar aún más su predilección por la literatura cual campo que sustenta el discurso visual. Es interminable el pasaje por el que anda la obra de Rafael Fuentes Rojas, quien precisa sorprendernos aún más desde la región y el mundo.

Bibliografía

-Abascal Barbán, Indira:“Ľîle malice”/ presentación de la exposición: La isla de Cuba pintoresca y sentimental. Museo Provincial, Bayamo (s. a. de p.)

-Orozco Hernández, Ileana: “Al encuentro de la palabra perdida” en: La Demajagua, Bayamo, Sábado 28 de octubre del 2000, Pág.7.

-Fuentes Rojas, Rafael: “Sueños y fantasías de un viejo rey”, (palabras del artista), Bayamo (s. a. de p.)

-Herrera Isla, Nelson. Ojo con el arte, La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2004.

-Enciclopedia Cultural Océano, Madrid, Editorial Océano, 2000. Tomo 1.

Por Amarilis Terga Oliva