Desde la muerte

Desde la muerte

  • Cubierta del libro. Cortesía de Ediciones UNION
    Cubierta del libro. Cortesía de Ediciones UNION

La piedra en la boca, Matar a un hombre y Los verdugos, son las obras que conforman Teatro de la muerte, libro de Miguel Terry Valdespino, publicado por Ediciones UNIÓN en el 2017.

La piedra en la boca, pieza con que inicia este libro, está ambientada en dos épocas, una actualidad reciente, cercana al lector, al público, y la otra, la que carga con el peso de la historia, es en épocas de una inquisición semejante a la de Las brujas de Salem. La obra está compuesta por dos actos, el primero consta de seis escenas y el segundo de tres.

Dos hermanos: Ramfís que se nos presenta como un tenor frustrado,aunque luego sabremos que dirige la afamada Compañía Operística Sala Oscura, el otro es Frank, un actor que soñaba con interpretar clásicos como Hamlet y Macbeth, devenido ahora en payaso de cumpleaños, pero que además, escribe buenas obras de teatro que no logra colocar, y en algún momento aprendió a tocar el piano; y es aquí en donde comienza el “drama” de La piedra… pues gracia a una noticia, publicada en un periódico que trae el tenor,se nos informa que el teatro Paradiso ha decidido reabrir al público, para lo cual quiere contratar a un pianista.

RAMFÍS: (interrumpiéndolo.) ¡Ya! Está bueno, déjame hablar. (Frank lo mira sorprendido.) Hazle caso a tu hermano Ramfís y busca en la página seis. En la parte de arriba en la derecha.

FRANK: (Que al descubrir la noticia, dispara un silbido de asombro.) ¡Esto sí es noticia! […] se solicita la presencia de un joven pianista para que, el próximo ocho de diciembre, ofrezca una función en saludo a la reapertura de tan prestigiosa institución […]

El Paradiso había sufrido un atentado a manos de un francotirador donde perdieron la vida el dramaturgo Vinicius y la actriz Serena Luna, y los hermanos deciden investigar por su cuenta dichos asesinatos. De una manera sorprender Terry hace aquí el punto de giro al poner a los hermanos en la casa del dramaturgo y estos encuentran, en la oscuridad de la noche y para complicarlo todo, los papeles de una investigación sobre la inquisición y la vida de Julio Antonio Mella y Tina Modotti, algo que los lleva a un juicio donde Frank se desdobla en Inquisidor, Ramfis en Notario, y los acusados son Mella y Tina.

INQUISIDOR: La intolerancia ha permitido que el hombre no se transforme en una máquina de sexo y anarquía.

MELLA: La represión social comienza por la represión sexual y "el miedo desalienta la experimentación, sofoca la iniciativa y adormece la sensibilidad moral".  

INQUISIDOR: Palabras de John Haward Lawson, palabras de intelectual irresponsable.

TINA: Respuesta de inquisidor, respuesta bruta y sin alma.

En todo momento, el autor nos va dando datos esenciales para la resolución del conflicto, aunque eso solo lo vamos a saber cuando todo está por acabar. Al tiempo que sorprende con cada nueva situación, la obra gana dinamismo de una escena a la otra, al punto que se llega a creer que va a terminar a la vuelta de la página, pero Terry consigue siempre darle una vuelta más y con ambientes superpuestos nos lleva, asombrados y expectantes, hacía un final tremendo, inesperado, que nos hace exclamar ¡Excelente! y obliga a rememorar cada frase, cada dato, cada acción, incluso aquellas que tenían la apariencia de recurso para sacarle las palabras a los personajes, y es que ese, el tratamiento de los diálogos, viene a ser, sin lugar a dudas, el pilar sobre el que dramaturgo erige La piedra en la boca.

La obras que completan este libro, Matar a un hombre y Los verdugos, también recorren los caminos de la muerte, el asesinato por encargo, la tortura, la persecución, en fin, la violencia, que sujeta al drama, encausada en la tragedia, proponen una especie de puente hacia el lector o el público, sobre todo el cubano, a veces un tanto distante de esa realidad tan habitual en otras latitudes.  

Teatro de la muerte a todas luces, es una propuesta que deberá abarrotar los espacios teatrales, y que tanto el lector, como todo el que ocupe una localidad, disfrutarán con el placer que provocan las obras que son capases de tocarnos el alma.

Miguel Terry Valdespino nació en La Habana en 1963. Es Licenciado en Periodismo y editor. Ha obtenido los premios Waldo Medina en 1995, Regino Boti en 1998, Ciudad de Gerona 1999, Félix Pita Rodríguez en 2000 y 2009, Razón de Ser de novela en 2000, y los Internacional Casa de Teatro y Plaza Mayor en el 2003, entre otros. Ha publicado obras Ángeles y cenizas (La Puerta de papel, 1991), Laberinto de Lobos (Letras Cubanas, 1993); Páginas finales de la náusea (Unicornio, 1995) y la novela Ajuar de guerra (Unicornio, 2000). Obras de su autoría han sido publicadas en antologías y revistas de México, Brasil y España.

Por: Abu Duyanah