Arte Mixto no renuncia a su sello, pero se renueva

Arte Mixto no renuncia a su sello, pero se renueva

  • El colectivo alcanza sus veinte, inmerso en nuevos proyectos. Foto del autor
    El colectivo alcanza sus veinte, inmerso en nuevos proyectos. Foto del autor

Incontestable, el tiempo impone su monarquía eterna y, saldo favorable suyo, convierte en colectivos establecidos a cuantos fueron en sus inicios solo promesas artísticas. Parece que fuera ayer cuando este periodista publicara el primer texto que le realizaran en los medios a la sazón naciente de Arte Mixto. Fue en 1996. Han transcurrido ya veinte años, justos los necesitados para la evolución del colectivo y los cumplidos por una agrupación cuyo sello sonoro es identificable en Cienfuegos y el país en razón de su sabrosa mixtura de ritmos cubanos bailables, afrocubanos, pop, rock, rhytm & blues, soul, blues…

De lo último se percataron, raudos, los productores norteamericanos, quienes sintieron identificados los ecos del panteón sonoro del sur de su país en las partituras de los cienfuegueros y así lo quisieron mostrar en los Estados Unidos donde, bien temprano en su carrera, viajaran hacia 1998 y 1999 y les entregaran, entre otros reconocimientos, la Llave de la Ciudad de Nueva Orleans y el Reconocimiento por la divulgación de la música cubana a través del mundo, en Los Ángeles. “En estos tiempos en que la música se diseña y recicla en los estudios de grabación da gusto escuchar a un grupo del nivel de Arte Mixto…”, consideró la prensa de California.

Aquellos momentos son evocados en la entrevista con el Sitio Web de la UNEAC por el violinista Alexei Correa Alonso, director fundador de Arte Mixto, aun al frente. El vicepresidente de la Asociación de Música de la UNEAC provincial asevera que él y sus músicos se mantienen fieles al concepto original de fusionar e innovar, desde la base del respeto a la tradición heredada por el invaluable reservorio de la creación patria y las otras variantes referidas, de forma especial ahora las últimas citadas. Es así que, en su más reciente material fonográfico de sello independiente, La New Cuban Wave (La nueva onda cubana), “nos fuimos más a la música contemporánea cubana, pero además de eso también le dimos más visibilidad al empleo de los teclados y de las armonías, típicos del pop norteamericano, y de la guitarra rockera. Ahora la empleada es la eléctrica, capaz de otorgar otras posibilidades tímbricas, sonoras, que hemos estado explorando”, puntualiza el músico cienfueguero.

“Una cara del proyecto que ahora levantamos desde las premisas de La New Cuban Wave es la electrónica, perfil desconocido de Arte Mixto hasta aquí y aun en fase de consolidación, aunque ya hemos grabado algunos números de dicho corte”, agrega Alexis, quien dice que la esencia es continuar siendo los mismos pero desde la base de la renovación.

El colectivo perteneciente a la Empresa Provincial Comercializadora de la Música Rafael Lay —acreedor del Premio Jagua 1998—, el cual tiene un espacio permanente de presentación los jueves en su peña La descarga, del Café Terry, publicó su primer álbum, Deseos, hace 19 años, bajo el auspicio de Ahí Namá, que también les difundió Virginia, segundo fonograma y presentado un calendario adelante. Además, el mismo sello californiano les publicó su tercera placa, titulada Sin chisme, en 2000. Más adelante, con Bis Music, grabaron Mi otra mitad, para 2004. Ahí recesó el vínculo de Arte Mixto con casas discográficas de renombre e iniciaron un camino independiente que los llevaría a producir el CD de folclórica denominación Obbi Kué (Coco habla claro) y el antes referido, La New Cuban Wave. Pero, en el intermedio, vieron la luz par de CD compilatorios, editados en 2008, cada uno, por la británica Demon Music Group y la Unlimited Sounds, de Alemania.

Uno de sus video clips, Agúzate, facturado en 1997 por Ahí Namá, fue uno de los más populares en Cuba un año después. Se granjearía el “Lucas” al mejor exponente de música popular bailable de su temporada. No concitó toda la difusión nacional debida —a criterio del redactor— el posterior Chan Chan, de 1999. Ya menos conocidos a escala masiva resultaron Pa´que me llamas y El disparo, rodados uno y otro en 2005 y 2013, cohechos los dos entre la Empresa de la Música Rafael Lay y el propio Arte Mixto.

Aun siendo dueños de una propuesta de rango cualitativo, no resulta fácil mantenerse en la cresta de la ola en el plano artístico. Surgen muchos contratiempos; unidos, en el caso de los grupos de provincia, a esa lejanía con los focos mediáticos capitalinos, cuyo cisma cobra factura a la larga.

Además, opina Alexei, “fenómenos como el reguetón han deprimido mucho la música cubana, la cual debe salvarse a ultranza, por su gloria. Sin embargo, hay mucha indolencia en instituciones y en quienes tienen la responsabilidad de preservarla. Cuanto está sucediendo es una gran vergüenza para todos los cubanos, pero yo tengo la fe que eso se revierta en un plano no lejano”.

De cara a su aniversario 20, tienen articulada una gira nacional los integrantes del colectivo, que además de Alexei integran hoy el representante Ondrei Ricardo Castreje; el fundador José Manuel García Álvarez (bajista); los cantantes Rosa María Moret Portilla, Álvaro Jesús Gómez Companioni y

Yonaiky Calzada Gómez; Yudey Álvarez Carmenati (piano-teclados); Mijail Martínez Cuéllar (percusión-congas); Frank Abel Fernández Rodríguez (percusión-timbal); Eberht Lisberht López Marrero (guitarra eléctrica) y el corista Yasmany Chávez Rojas.