Celebraciones en la Maka

Celebraciones en la Maka

  • El espacio se dedicó al cumpeaños 80 de Leo Brouwer. Foto del autor
    El espacio se dedicó al cumpeaños 80 de Leo Brouwer. Foto del autor

Este primero de marzo la Maka con Furé se dedicó a las endumbas a pocos días del Día Internacional de la Mujer y a importantes figuras de la cultura cubana. Una sala Villena llena de buenas energías donde se entrelazan los canticos populares heredados por todas nuestras afluencias culturales llegadas de ultramar. Con la complicidad de los escritores Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura, Heriberto Feraudi, Gaetano Longo, Carmen González y Ana María Luján; el investigador Rogelio Martínez Furé dedicó el espacio al cumpleaños 80 de Leo Brouwer, Premio Nacional de Música, quien fundó el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, un hito fundamental para conocer la historia de la cultura cubana. Heredero de una enorme tradición familiar procedente de las tierras privilegiadas de Guanabacoa, desde donde Ernesto y Ernestina Lecuona proyectaron al mundo lo mejor de la cultura nacional.  Este músico, con el cual tenemos la suerte de compartir tiempo y obra, ha entregado al arte de la Isla y el universal con la musicalización de piezas como María Antonia de Eugenio Hernández Espinoza, Premio Nacional de Teatro así como la versión  para guitarra de Drume negrita de Eliseo Grenet.

También se ofreció un tierno homenaje al poeta Pablo Armado Fernández, quien,  entre sus múltiples funciones como escritor y diplomático, acompañó al conjunto folclórico nacional en sus primeros viajes a París para dejar sembrada la imagen de lo cubano en el concierto universal con hombres y mujeres del pueblo, expresando en sus bailes y cantos lo mejor nuestra Isla multicultural. Pablo, distinguido con el Premio Nacional de Literatura, fue de los primeros bardos en incorporar a su discurso lírico a los orishas, antecediendo a los modismos que tiempo después se han diseminado. Saludando a su familia en vísperas a su cumpleaños 90 La Maka sirve como escenario para cantar los versos recogidos en Libro de los héroes publicados por la Colección Sur, en su más reciente edición para el público de la Isla en 2013. 

El pasado 28 de enero un amigo fundamental nos hizo la broma terrible de partir sin previo aviso. Eloy Machado, el Ambia, juglar de que por más de tres décadas organizó una peña de rumba donde se imbricaron todas las otras disciplinas artísticas, teniendo a la UNEAC su sede de los últimos años. En boca de amigos cercanos como Gaetano Longo, quien por más de 30 años intercambió sueños y pasiones teniendo como patria mayor a la poesía. Furé apunta que en sus 37 años de residencia en Cayo Hueso tuvo el privilegio de ver crecer a este poeta que es el Ambia desde los escenarios del Sábado de la Rumba, donde fue bautizado como el Poeta de la Rumba, y donde llegó a ser uno de los imprescindibles para entender al pueblo cubano en sus espacios populares, convirtiendo en poesía todo lo que tocaba con su gracia. Rogelio apuntó que, a medida que pasen los años y se borre los falsos calificativos de los que se creen empoderados de la cultura, deslumbrará aún más el talento de este hombre que lleva en su sangre la memoria del negro, los ecobios y moninas de la isla.

Quienes no crean que con pimienta de guinea se puede hacer la magia de la buena palabra, tendrán la oportunidad de  descubrirlo cada primer viernes de mes. Desde hace un lustro en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, las herederas de Anacona, Nzinga, Fermina Lucumí, Madre Melchora o Carlota se alzaron contra los poderes hegemónicos para hacer prevalecer el canto de libertad de los cubanos. Furé es un portador de invaluables conocimientos que se debe atender y aprovechar en mayor cuantía, pues en sus vigorosas ocho décadas de existencia hay muchos volúmenes de libros por publicar y audiovisuales por hacer que no se pueden desaprovechar, así que los que puedan acudir a los llamados de los makeros, no desperdicien el momento de pasar dos horas de diálogo entre palabra y música.