Con voz propia: Un acercamiento desde el arte a la sexualidad

Con voz propia: Un acercamiento desde el arte a la sexualidad

  • Piezas del Rojo Prohibido del artista plástico Rolando Fernández.
    Piezas del Rojo Prohibido del artista plástico Rolando Fernández.

El centro provincial de las artes plásticas ubicado en La Habana vieja, escogió la exposición personal Rojo Prohibido del artista plástico Rolando Fernández Álvarez, la cual abordaba como temática fundamental cómo el individuo asume la sexualidad en un contexto social determinado. La óptica homoerótica unido al carácter polisémico de las imágenes estéticas trasciende los límites de lo temático para explorar nuevos significados.

Rolando Fernández nos ofrece una verdad visual que correlaciona lo espiritual existente entre sujeto, mundo circundante y experiencia artística. Si miramos su obra romántico desliz, nos damos cuenta de que el tratamiento de luz revela la psicología de los personajes, y las zonas de sombra traducen estados anímicos diversos. La acción de los personajes constituye el estímulo necesario para captar la atención del espectador e invitarlo a jugar un rol activo. El empleo del plano medio le permite al creador dialogar con los receptores desde varios ángulos de toma resignificando la imagen estética. El color se funde con los restantes aspectos formales en función de las intenciones artísticas: producir una mirada individual y renovada acerca de las categorías como género y sexualidad con una amplia repercusión en las ciencias auxiliares o complementarias.

Lo homoerótico dentro del arte resulta de interés en los últimos años debido a las implicaciones políticas, sociológicas, antropológicas, comunicacionales, históricas y psicológicas que plantea su abordaje. Durante varias décadas, el tema de la homosexualidad estuvo fuera de las mesas de discusión institucional lo que contribuyó a un estancamiento en su estudio y comprensión. De igual manera, cuando se hablaba de lo erótico, era evidente, la visión reduccionista que predominaba. Actualmente, la homosexualidad y lo erótico son objeto de discusión teórica, pero falta una mirada desprejuiciada desde algunas instituciones.

Ningún exponente mejor y más expresivo que el arte para apreciar el proceso evolutivo de la cultura y señalar las etapas sucesivas en el desarrollo de la civilización, reflejando fielmente todas sus modalidades: práctica, científica y estética.