Contribución a la lucha contra la violencia

Feria Internacional del Libro 2018

Contribución a la lucha contra la violencia

  • Las palabras de presentación fueron dichas por la escritora Laidi Fernández, quien valoró que en las 136 páginas del volumen la violencia es tema y objeto. Foto del autor
    Las palabras de presentación fueron dichas por la escritora Laidi Fernández, quien valoró que en las 136 páginas del volumen la violencia es tema y objeto. Foto del autor

Llamar la atención sobre una violencia engendrada por la ausencia filial y educativa, es eje temático del libro Crimen sin castigo (Unión, 2017), de la autoría de Rebeca Murga, presentado en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) como parte del programa literario de la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH), 2018.

Todo tipo de violencia generada por el caos familiar, el abandono, rechazo a la escuela, la crisis social dado las urgencias del cotidiano, son puestas al descubierto en estos 18 cuentos de brutal temática.

Las palabras de presentación fueron dichas por la escritora Laidi Fernández, quien valoró que en las 136 páginas del volumen la violencia es tema y objeto, “Rebeca no escatima a la hora de repartir culpas, motivos, razones, todos somos asesinos, el mundo se divide en víctima y victimarios”, dijo.

De esta manera rinde tributo a un clásico de la literatura universal: Crimen y castigo, de Fiodor Dostoievski, “estaría encantado con este guiño que le hace una santaclareña, pero los crímenes que ella recrea no alcanzan el castigo…la condena a los actos reflejados en este libro consisten en hacerlo de dominio público”, subrayó. 

“Violencia autoinfligida, institucional, contra la mujer, docente, policíaca, filial, doméstica, heredada o impuesta, circunstancial o premeditada debido a traumas infantiles o discapacidades mentales, cualquiera de las variantes, es reproducida por Rebeca”, aseveró la presentadora.

En este conjunto de narraciones aparece el cuento Historias al margen, publicado ya y reseñado por la crítica, es todo “un tratado de criminología psicológica”, según Laidi.

Diez de los cuentos siguen la estructura clásica, ocho están escritos en forma de minicuento. En una de estas historias, Murga se acerca al origen de la falta de lealtad en el final de la niñez y principio de la adolescencia, “interpreta, a su modo, las diversas patologías psiquiátricas, nos conduce a una verdadera joya del género”.

Reconoció Laidi la manera lustrosa en que la autora lleva la escritura a “vuelo magistral sin dejar de llevar el ritmo agresivo que tiene todo el libro, se consagra”. Todos los cuentos mantienen ese espíritu. 

Puntualizó acerca de la confluencia entre violencia y sexo, binomio que rige todas las cuartillas del libro, están presente en los personajes la sodomía, aberraciones del placer, prostitución, desgarraduras, intercambios de fluidos sin el consentimiento mutuo, “denigran el acto físico más satisfactorio de la especie animal para imponer el fatídico atractivo del poder”, concluyó. 

Por su parte, Rebeca, admitió que su deseo principal es el placer de encontrar al buen lector que lea entre líneas y descubra cada detalle puesto para su disfrute.

La autora reconoce que Crimen sin castigo es un libro duro, “es el tema de la historia familiar, la ausencia de la familia y la educación, lo que pueden provocar en una persona…historia de hijos que van crecer con sentimientos torcidos y que recrean un círculo  vicioso de violencia”, dijo.