La magia de la danza cautiva a la prensa catalana

La magia de la danza cautiva a la prensa catalana

  • Viengsay Valdés despliegue de buena técnica Don Quijote. Foto: Alfredo Cannatelo
    Viengsay Valdés despliegue de buena técnica Don Quijote. Foto: Alfredo Cannatelo

La compañía que dirige la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, focaliza la atención e interés del público y a los colegas barceloneses de la prensa especializada.

La crítica y periodista Marta Cervera, escribió para El periódico de Cataluña que «El [BNC] entusiasma en el Tívoli con su magia», mientras que el espectáculo La magia de la danza fue objeto de una cerrada ovación.

Por otra parte, «[…] ofrece la posibilidad de disfrutar de la [excelencia artístico-profesional de la Escuela Cubana de Ballet y], de la calidad [técnico-interpretativa] de increíbles bailarines, tanto de los nuevos valores como de los nombres consagrados como [la primera bailarina] Viengsay Valdés, [quien], entusiasmó con su increíble técnica y su arte en el [papel] de Kitri, [la hermosa] en el pas de deux de Don Quijote. Un pasaje de gran dificultad que permitió al público apreciar su enorme control y su [gran] capacidad para transmitir belleza».

La primera bailarina Grettel Morejón […] «encarna a una Giselle con gran exquisitez […], junto al [bisoño danzarín] Rafael Quenedit [quien desempeña el papel del] noble Albrecht».

La primera bailarina «Anette Delgado [es] capaz de aparecer tan liviana como una pluma cuando [interpretó a la] princesa Aurora en La bella durmiente del bosque junto « [al primer bailarín] Dani Hernández, un aliado perfecto que desplegó tanta elegancia como fuerza. Cada espectador sale del teatro con un u otro [artista] preferido o con varios […], porque cuando el nivel [técnico-expresivo] es tan [elevado, y además, intelectualizado y espiritualizado], cuesta quedarse solo con uno. Imposible elegir entre la delicadeza extrema de [la primera bailarina] Sadaise Arencibia en el romántico [papel] de Odette, en El lago de los cines [cuando hace] pareja con un apuesto Raúl Abreu como príncipe Siegfried, y la gracia y seguridad de los bailarines Mercedes Piedra, Chanell Cabrera y Daniel Barba en Coppelia, [ya que] son [personajes] muy distintos, aunque [con] similar exigencia [técnico-interpretativa]».

Por último, «el público agradeció con generosos aplausos. […] El [BNC] logró que [los participantes en esas paradigmáticas funciones] se [olvidaran] de todo ante su rotunda exhibición. La sonora ovación que premió las dos horas de función dejó constancia [del poder que ejerce sobre los amantes del arte de las puntas la magia de la danza]».