Los esplendorosos 80 del arte joven de la Isla

Los esplendorosos 80 del arte joven de la Isla

  • Isla de la Juventud, cuna del arte joven en los 80.
    Isla de la Juventud, cuna del arte joven en los 80.

No quiero que se me quede alguno en la lista, pero siempre se corre el riesgo de dejar fuera a alguno cuando se acude solo a la memoria. Lo cierto es que la Isla de la Juventud como fuera rebautizado el territorio pinero en 1978 por el Comandante Fidel Castro, fue emporio de jóvenes artistas en la década de los 80.

El asunto había comenzado años antes, cuando al propio Comandante se le ocurrió que aquel paisaje era propicio para la creación artística. La posterior fundación de la Brigada XX Aniversario en La Sacra que atrajo a muchos jóvenes artistas y las visitas de verano de los estudiantes de la Escuela Nacional de Arte fueron los cimientos del posterior hervidero cultural de la Isla.

De manera que cuando llegué a bordo del ferry El pinero allá por 1980 me encontré en Gerona, La Fe y la Demajagua, principales asentamientos poblacionales de la comarca, a viejos y nuevos amigos. Ojalá no me traicione la memoria pero de aquella época recuerdo al emblemático Paco Mir, ya con bastón y gafas oscuras que repetía aquello de que “a esta isla nadie llega por naufragio”.

Estaban en pleno apogeo Xiomara Laugart y Alberto Tosca, en magnífico dúo (¡qué manera de quererlos!) y el trovador y poeta holguinero Rodolfo de la Fuente “Fifí” para sus amigos que recién había ganado el Gran Premio del Concurso Adolfo Guzmán con aquella canción inolvidable “…mujer si la distancia es esa huella…” y el entonces joven Efraín Ríos que después pusiera el tumbao del sucu sucu a golpe de tres al Cántalo pero báilalo de Silvio Rodríguez que popularizara Adalberto y su Son. Gustavo Felipe Remedios defendía una canción también en el Guzmán y se convertía en una de las voces jóvenes más conocidas del cancionero cubano.

Soleida Ríos la entrañable poeta santiaguera habitaba entonces en Nueva Gerona en un albergue de Cultura y Alberto de Jesús Serret Yéndez también de Santiago vivía en la Fe con su hoy viuda (¿o viudo?) Chely Lima. Ramón “Monchy”: Font Álvarez a la sazón el mejor guionista de Radio Caribe residía en La Demajagua y junto a su esposa Alina y las encantadoras Mittyl y Solveig guardaba una foto donde de niño Fidel le cargaba en sus brazos tras la batalla de Maffo en Contramaestre, poblado natal de Monchy. También en la emisora trabajaba la hoy consagrada escritora avileña Carmen Hernández Peña y el director y guionista radial Pedro Fariñas Grondona aún en funciones por esos lares. Por su parte, Wiltse Peña, un joven cuentista e investigador fundaba entonces el Boletín y Premio Mangle Rojo.

En el teatro irrumpía el Grupo Pinos Nuevos, una tropa juvenil, dirigida en su momento por Pedro Rentería y que hiciese época con el Compás de madera una obra de Francisco Fonseca, uno de sus actores, que obtuviese con ella el Premio David, recuerdo a los dos Israel, a Héctor, Agustín, Lily y Mauricio, en fin… Por otro lado los Pantoja se montaban en su carreta con Pepe al frente para hacer títeres y fundar después la Toronjita Dorada.

En las Artes Plásticas el llamado Terracota Cuatro formado por Amelia Carballo, Angel Norniella, José Ramón González y Agustín Villafaña, abría un nuevo sendero a la cerámica artística en el país. También Idilio López lamentable y sorpresivamente fallecido hace muy poco se empeñaba en hacerse un nombre entre barros y esmaltes. Ponjuán hacía sus primeros osados trazos sobre el lienzo y en la escultura sobresalían entonces Luis Ruz y Abelardo Echeverría que esculpirían después en mármol la estatua de la recordista Ubre Blanca en tamaño natural.

El escritor Abel Prieto, de paso por la filial Pedagógica Carlos Manuel de Céspedes, en su rol docente, dejaba una huella en el territorio y el gran poeta Roberto Manzano que para entonces ya había compuesto su hermoso Canto a la sabana también había trabajado en las escuelas del territorio.

A mediados de los ochenta llegarían a la isla el poeta Sigfredo Ariel quien hizo su primer guion radiofónico allí y un poco más tarde el también poeta y ensayista Jorge Ángel Hernández Pérez (HP) también a estrenarse en idéntico oficio en la emisora local.

Ada Elba Pérez, artista plástica, poeta y cantautora hacía su servicio social como profesora de la escuela de Arte de Gerona donde estudiarían Alexis Leyva, Kacho y Javier Guerra entre otros. Kelvin Ochoa andaba rasgando su primera guitarra prestada y Julio Acanda hacía sus primeras crónicas en Radio Caribe.

Y todo como una repetición de la historia porque cien años antes un joven artista con la cabeza rapada y la marca de los grilletes en los tobillos también llegaría a la Isla, la de los Canarreos, la Evangelista, la del Tesoro, la de las Cotorras, Ajao, Camaraco, la de Pinos, la de la Juventud.